27 junio 2013

El arte de lanzarse a la piscina

Pool […] cuando algo bueno nos pasa, hay que saber vivirlo. Hay que lanzarse de cabeza a esa piscina de felicidad, zambullirse sin miedo, perder el traje de baño, empaparse el pelo, irritarse los ojos, tragar agua, apurar hasta quedarse casi sin aire… Dame todos los daños colaterales de la felicidad, pero dame felicidad.
Croquetas y wasaps, de Begoña Oro

Precisamente aquí me encuentro yo, en el borde de la piscina y sin acabar de atreverme a lanzarme de cabeza. Y es que, blogueros, ayer acabé los exámenes. Los últimos exámenes de la carrera, que son especialmente horrorosos y terroríficos. Pero ya están hechos y aprobados. Y tengo frente a mí una piscina llena de felicidad y refrescante tranquilidad, a la que también llamo ‘vacaciones de verano’; pero entonces recuerdo lo ominosas (hola, soy guay y utilizo palabras inteligentes) que fueron las vacaciones de Navidad y de Semana Santa y temo esos daños colaterales que menciona la Oro. Y es que cuando te lanzas (bien) de cabeza, dejas toda protección en el bordillo y te expones como nunca a todo. Después los golpes duelen más, claro. Sin embargo, el agua es fresca y promete hacerme borrar los nervios de los pasados meses y proporcionarme un punto y aparte. Y esa es la mejor promesa que pueden hacerme ahora mismo, así que levanto las manos y… ¡chof!

Hola, verano, ya estoy aquí. Y te he echado de menos. ♥ Y vosotros, blogueros, ¿sois de que os lanzáis de cabeza o de los que esperáis en el bordillo?

14 comentarios:

  1. No te voy a contestar a la pregunta porque me has robado la cita que quería poner en la reseña.

    ResponderEliminar
  2. yo soy de las que evita la playa o la piscina todo lo que puede y mas. A mi dame un parque con prado y arbolitos y soy mucho mas feliz, sin niños, sin señoras mayores cotorreando, sin radios con la cancion del verano a todo trapo, sin pelotas de playa... con mi libro al fresquito de la sombra.

    ResponderEliminar
  3. Espero en el bordillo hasta que vea algo en el agua que me incite a lanzarme... y mientras disfruto del sol. :)

    ResponderEliminar
  4. Yo espero en el bordillo. Si me tiro siempre caigo como plancha xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso sí que es estilo y el resto son tonterías! xDDD

      Eliminar
  5. Mira, con este calor no hay quien espere en el bordillo...

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. ¿Verdad? Me parece una cita preciosísima, tanto que casi me la imprimiría y hasta la enmarcaría.

      Eliminar
  7. ¡Disfruta de tu verano! ¿Qué tal fue el proyecto? ¡Espero que bien! Yo empiezo hoy mis vacaciones :3

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el proyecto fue bien, ahora me toca esperar la nota. :) ¡Y disfruta muchísimo tú también de las vacaciones! ¡Nos las merecemos!

      Eliminar
  8. Yo de ninguna de las dos maneras, puesto que siempre llega el/la típic@ graciosill@ y me tira. ¡Sé tu misma, espero verte siendo reconocida mundialmente como 'La Traductora Weasley'!

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Se me ha pasado el enfado, ahora sí que voy a contestarte: a mí no me gusta tirarme a la piscina, ¡yo prefiero tirarme en tirolina!

    ResponderEliminar
  11. Disfruta del verano, que te lo mereces :)
    Yo aún no he acabado: hasta el 12 de julio no seré libre, pero cuando acabe, ¡vamos que si me tiro! Quiero vacaciones ¡YA! ;_;

    La verdad, es que depende de para qué cosas me tiro rápido, otras en cambio me siento en el bordillo como si estuviera esperando a que alguien que pasara por ahí se molestara en darme un empujoncito para lanzarme al agua. Porque al fin y al cabo, si la miras desde arriba, es que no la estas viviendo.
    (Y ya me dejo de filosofadas).

    ¡Un besazo! :D

    ResponderEliminar