03 septiembre 2010

Crónica: París ♥ mon amour

 JUEVES 12 de AGOSTO del 2010. A una hora que no puedo recordar.
Suena el despertador tras una noche de sueño movido y continuamente interrumpido. ¿Nervios? Eso creo yo. Pero oye, el día fue muy largo y pesado y no quiero aburriros antes de lo previsto, así que cojamos el mando a distancia y pasemos a cámara rápida: Coche. Barcelona. Ferrocarriles. Autobús. Y al fin, aeropuerto. Facturar. Comer. Embarcar. ¡A volar!

El avión voló sobre unas densas nubes que parecían cubrir (y finalmente así fue) toda la ciudad de París. ¡Qué bien! (nótese la ironía)

Llegamos al Hotel/apartamento cansados y tras un largo viaje con el antiguo y asqueroso (olía a meado D:) metro de París. Cenamos fuera y nos fuimos pronto a la cama: a la mañana siguiente tocaría madrugar.

VIERNES 13 de AGOSTO del 2010. Muy temprano.
Demasiado temprano para mi gusto sonó el despertador, pero tocaba visitar la Torre Eiffel y no queríamos tragarnos demasiada cola (aunque de todos modos la haríamos). Como mínimo hacía buen tiempo. Pero blablablá, marcha rápida de nuevo y nos trasladamos a la Torre directamente.

Vistas preciosas de todo París y un ligero temblor de rodillas (¡es más alta de lo que parece desde abajo!). Muchas muchísimas fotos cómo ésta…
Vistas desde la Torre Eiffel

o ésta.
Vistas desde la Torre Eiffel
Y ahora en grupo. Sonreíd Sonriamos~ *flaix* En grupo desde Eiffel

Después a pasear. Pasear. Cuando nuestras barrigas empezaron a exigir algo de comida, descubrimos que estábamos en uno de los barrios caros. *risa nerviosa* Tocó pasar hambre un rato más (no nos clasifiquéis de rácanos, pero sinceramente, comer en el bar/restaurante de Armani NO era una opción).

Aquella misma tarde descubrí una tienda de souvenirs en la que vendían cosas monísimas~ Allí fue donde compré las postales para mis amigos (aunque si por mí fuera habría comprado media tienda).

A seguir andando. Los pies empezaban a doler, ya. ¿Pero qué es eso que ven mis ojos? Y mientras de entre mis labios escapaba cierta melodía, Notre Dame se alzó ante nosotros.

Notre Dame  Notre Dame

¿Estáis cansados? Nosotros lo estábamos. Un descansito en el jardín de las Tullerías (“Jardin des Tuileries”) y a seguir.
       Jardin des Tuileries

Plaza de la Concordia (“Place de la Concorde”). Finalmente recorrimos a rastras los Campos Elíseos (“Les Champs-Élysées”) y el Arco del Triunfo (“Arc de Triomphe”). Metro hasta el apartamento, dónde cenamos y para la cama a descansar.

SÁBADO 14 de AGOSTO del 2010. No tan temprano.
Bostezo. Un día más; ¡a andar! Empezamos el día con el Moulin-Rouge. This story is about love… El cementerio de Montmartre (“Cimetière de Montmartre”) nos abrió las puertas del tiempo y de la historia.Cementerio Montmartre

Atención a la anécdota: un francés disfrazado de Blancanieves me pidió que me hiciese una foto con él. ¿Cómo os quedáis después de eso? Mi cara, desde luego, debía ser todo un poema.

Paseamos entre pintores y rostros que nos sonreían desde los lienzos en la concurrida Place du Tertre. Nos adentramos más en el barrio hasta llegar a la Basílica del Sagrado Corazón (“Sacré Coeur”).

Sacré Coeur
Y por la tarde, a pasear. Ruta de tiendas conocidas hasta llegar al Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou (“Centre Nacional d’Art et de Culture Georges-Pompidou”), que no es más que una jaula de hámster en inmensas proporciones, ¿no os parece? Nos pusimos en camino hacia la histórica Plaza de la Bastilla (“Place de la Bastille”), y por el camino descansamos en la plaza —cuyo nombre no recuerdo— en la que residió muchos años atrás el cardenal Richelieu.

Aquella noche volvimos a la Torre Eiffel, que nos guiaba con su luz dorada. Pero cual Cenicienta, cuando fueron las 22.00 horas en punto… empezó a centellear toda ella. Qué bonito, pensaréis. PuesTorre Eiffel no. Durante 10 minutos cada hora en punto, la Torre se iluminaba a modo de árbol de Navidad. Bastante cutre. ¡No exagero! I swear. Por suerte, no se aprecia en las fotos que tomamos.

 DOMINGO 15 de AGOSTO del 2010. No tan temprano.
Llovía. Hacía frío. ¿Qué lugar cubierto se puede visitar en París? Venga, os dejo 10 segundos para que lo penséis. ¿Ya? Efectivamente, el Louvre. Y sí, como bien podéis imaginar, todos los turistas de París pensamos lo mismo. Ale, a hacer cola bajo la lluvia.

Voy a confesarte algo. Shh… acércate más, que no nos oigan. En realidad nos saltamos más de medio museo. Vergonzoso, ¿verdad? Pero tranquilos, vi La Gioconda de Leonardo da Vinci (rodeada de tres millones de turistas), la escultura de la Venus de Milo, la Victoria alada de Samotracia y la preciosidad de Psique reanimada por el beso del amor de Antonio Canova, entre muchas otras.

La lluvia nos chafó el día, pero teníamos esperanzas de que al día siguiente ya hubiese pasado.

LUNES 16 de AGOSTO del 2010. No tan temprano.
¡JA! A la mañana siguiente seguía lloviendo. ¡Yuhu! Pero oye, los días se acababan y aún nos quedaban cosas por ver, como por ejemplo subir a las torres de Notre Dame. Las vistas, preciosas, como veréis en las fotos; lo que no se aprecia en ellas son las dos horas de cola bajo el incesante Notre Dametorrencial, como tampoco el frío que pasamos ni los resfriados que se avecinaban.
 
Por la tarde recorrimos una vez más el Barrio latino. Una servidora se vio obligada a comprarse unas bambas porque tras la cola de Notre Dame bajo la lluvia… pues bien, digamos que las bailarinas no estaban en demasiado buen estado (y mis pies, ya de paso, tampoco).

Sinceramente, ya no recuerdo por dónde pasamos después. Sólo recuerdo que por aquel entonces ya llevaba un par de días coja (el porqué me dolía el tobillo, ni idea) y que andamos demasiado. OMG, qué dolor.

¡Mentira! Recuerdo que pasamos por el Jardín de Luxemburgo (“Jardin du Luxembourg”), que es precioso, me enamoró y me dio descanso un ratito. Un pedacito de Paraíso.

MARTES 17 de AGOSTO del 2010. No tan temprano.
Versalles. Y otras dos horas (o más) de cola. Pero gracias a Dios no llovía y la espera mereció la pena. El palacio deslumbra por sí solo. Mi cámara disparaba indiscriminadamente y la mandíbula estuvo a punto de desencajárseme. Pero si el palacio ya es de por sí grande, ¡ay, los jardines…! Todo cuanto alcanzaban a ver mis ojos eran extensiones de verde. Nos dejamos perder entre sus caminos en busca de algún rincón en el que sentarnos a comer. Pero entonces hicieron acto de presencia las abejas… y tuvimos que salir corriendo. Varias veces.

Versalles Versalles

Jardín de Versalles

MIÉRCOLES 18 de AGOSTO del 2010. No tan temprano.
Para casa. Con mucha pena y con muchas ganas de quedarnos. Además parecía que ahora empezaba a hacer buen tiempo (somos gafes, lo tengo comprobado).

En el aeropuerto me chequearon. *suspiro* ¿Tendré cara de terrorista? Vale, me explico. Me pitó un par de veces el detector de metales, a lo que una rápidamente entendió que lo que pitaba era el aro del sujetador. Pues no, la mujer que me chequeó no debe conocer la existencia del aro de dicha prenda interior, porque no fue hasta que vino un compañero suyo y le sugirió qué podría ser lo que pitaba. Vamos, muy lúcida, ella. Yo se lo intentaba explicar, pero a saber cómo se llama sujetador en francés. *lo va a mirar* Soutien-gorge. Ale, ya lo sé para la próxima vez.

Pero aparte de eso. Día tranquilo de regreso a casa.


¡Ya podéis relajaros que aquí acaba la crónica! Pero antes de despedirme, quiero dedicar la siguiente foto a mis amigos blogueros de Mientras Lees. ¿Os suenan? :P Os aseguro que están ricos ricos. ¡Ñam!

Macarons~ ¡Ñam! Estaba bueno~ x3

14 comentarios:

  1. yo te he afiliado porque megusta tu blog te importaria ¿afiliarme?
    gracias
    besicos.

    ResponderEliminar
  2. Ay...Versalles, me encantaría visitarlo.
    ¡Macarons! *___* ¡yo quiero! xD

    ResponderEliminar
  3. *O*
    Paris es genialosamente precioso, es una de esas ciudades que no me cansaría de visitar *__*

    Un beso Parisino(h)

    ResponderEliminar
  4. Qué suerte, visitar París. Lo que daría por volver... Me han encantado las fotos, son geniales.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Que bonitas fotos!! y que mala es la envidia XDDDD ...se nota que has disfrutado, un besote ^^

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de que disfrutases de tu viaje a París, las fotos son preciosas :)

    Y no sabes lo que me he reído al leer que te cachearon en el aeropuerto por culpa del aro del sujetador x'DD

    ResponderEliminar
  7. es una pasada Paris¡¡¡estuve 3 meses ^^ y se ha convertido en una de mis ciudades favoritas;)espero regresar pronto pero tus fotos son fantasticas¡¡
    besos

    ResponderEliminar
  8. Nunca he estado en París, pero tengo ganas de conocerlo :)
    Visitar Versalles, y Notre Dame,... aiss *O*

    ResponderEliminar
  9. Me has hecho recordar muchas anécdotas de cuando fui. Espero volver pronto y poder visitarla más a fondo. :D

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué crónica tan completa y quéee bonito todo! París es muy bonico, me encanta :D ¡Oh!

    ResponderEliminar
  11. Qué crónica, qué crónica. Me he sentido allí contigo :) fuas, ojalá fuera verdad!!

    Me ha encantado todo, las fotos son preciosas, eres una artista ;)

    Y el último guiño, dios nos ha hecho una ilusión increíble! GRACIAS!! que te hayas acordado de los Macarons y sacarte la fotito como te pedimos, es increíble. Gracias de verdad :)

    Un beso enorme y nos alegra mucho mucho que te lo hayas pasado genial allí!

    -Da y Kanon-

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué bonito viaje! Yo fui hace un par de años y estoy deseando volver, qué lugar tan maravilloso...¡ains! Con lo que me he perdido es con la foto dedicada a Mientras Lees, que no tengo ni idea de lo que son, jajaja. Si son típicos de Paris, los buscaré la próxima vez que vaya ;)

    ResponderEliminar
  13. Ooohhh París es realmente bonito!! *O* Tengo unas enormes ganas de ir!! Pero primero pasaremos por Roma que dicen que si no después la ciudad italiana te desencanta :(

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  14. Lana! :D son unos dulces de los que hablamos en una sección llamada "mmmmm", llamados macarons *__* tienen una pinta.

    Yo qiuerooooooooooooooo

    Un beso guapas ;)

    -Da-

    ResponderEliminar