13 julio 2010

RESEÑA. Diane Setterfield: El cuento número trece


Título: El cuento número trece
Título original: The thirteenth tale
Autor: Diane Setterfield
Traductor: Matuca Fernández de Villavicencio
Editorial: DeBolsillo
Páginas: 479

Sinopsis: [contraportada] Entre mentiras, recuerdos e imaginación se teje la vida de la señora Winter, una famosa novelista ya muy entrada en años que pide ayuda a Margaret, una mujer joven y amante de los libros, para contar por fin la historia de su misterioso pasado.

Cuénteme la verdad, pide Margaret, pero la verdad duele, y solo el día en que Vida Winter muera sabremos qué secretos encerraba El cuento número trece, una historia que nadie se había atrevido a escribir. […]


Mi opinión:

No desvelaré demasiado sobre la historia, primordialmente porque a mí me gusta empezar un libro a ciegas (que eso no quiere decir que no busque antes reseñas y opiniones) para ir descubriendo poco a poco su trama, y segundo porque en este libro es muy fácil desvelar más de la cuenta.

El cuento número trece es la primera obra publicada de Diane Setterfield y, según mi opinión respecta, ha entrado al mundillo por la puerta grande. No nos engañemos, este libro no contiene una trama que pasará a la historia, pero la viste con una escritura magnífica y unos personajes que permanecerán en la memoria.

La historia principal nos es narrada por Margaret Lea, de situación familiar complicada y personalización prototípica del ávido lector: pasa su vida en la librería familiar y aprecia más la compañía de un libro que la de cualquier humano. Un día recibe una carta de la conocidísima escritora Vida Winter. La anciana escritora quiere que Margaret le escriba su biografía. Esta petición no tendría ningún misterio si no fuese porque la vida de Vida Winter es todo un misterio. De ese modo, y a causa de una inexplicable atracción, Margaret abandonará su librería para ir al encuentro de la escritora.

Usted es libre de no hablar si así lo desea. Pero el silencio no es el entono natural para las historias; las historias necesitan palabras. Sin ellas palidecen, enferman y mueren, y luego te persiguen. —Se volvió de nuevo hacia mí—. Créame, Margaret, lo sé.

Vida Winter es un personaje que me ha fascinado por su carácter y fuerza interior. Para contarnos su historia, tendremos que remontarnos a la de sus abuelos y sus padres. La historia de Vida Winter es mucho más que una historia familiar. Hay misterios. Hay locura. Hay una mansión abandonada a la merced del tiempo. Hay unas gemelas… y fantasmas que se ocultan tras las cortinas. Así, y prácticamente sin darnos cuenta, son los personajes aparentemente secundarios los que llevan el peso de la historia (Adeline y Emmeline, Charlie, Isabelle, el ama de llaves, John, Hester…). Pero también habrá trama en el presente —aunque, curiosamente, en ningún momento de la historia se desvela en qué época viven Margaret y Vida Winter—, Margaret decidirá investigar por su cuenta, y conforme avance la trama, presente y pasado irán encajando como piezas de un puzle. 

La historia tardó en engancharme —los primeros capítulos me resultaron bastante pesados—, pero cuando lo hizo, ya no pude parar de leer y sus personajes ocupaban mi mente gran parte del día. Eso fue, en gran parte, gracias a la magnífica pluma de Diane Setterfield. Si bien es verdad que la autora se deleita en descripciones y que, en este sentido, podría resultar un libro denso, lejos de aburrirme su escritura me ha fascinado. Además, juega con las verdades a medias, las pistas que deja y que no percibirás hasta que se resuelva el misterio. En este sentido, El cuento número trece es un libro de relectura, pues sólo en ese momento el lector será capaz de encontrar esas verdades ocultas.

Diane Setterfield me ha enganchado a su historia, me ha provocado escalofríos y me ha mantenido en tensión, pero, sobre todo, me ha dejado con cara de boba con ese desenlace que nunca hubiese imaginado. 



Me sentía demasiado ofendida para responder.
            — ¡Por lo que más quiera, conteste de una vez! ¿Debo tener a una extraña viviendo bajo mi techo?, ¿a una extraña trabajando para mí? No me parece razonable. Dígame una cosa, ¿cree en los fantasmas?
            Dominada por algo más fuerte que la razón, me levanté.
     ¿Qué hace? ¿Adónde va? ¡Espere!
            Di un paso y después otro, esforzándome por no correr, consciente del martilleo de mis pies contra las tablas del suelo, mientras ella me llamaba con una voz que rayaba el pánico.
            — ¡Vuelva! —gritó—. Voy a contarle una historia. ¡Una historia maravillosa!
            Seguí andando.
            — Érase una vez una casa habitada por fantasmas…
            Llegué hasta la puerta. Mis dedos se aferraron al pomo.
            —Érase una vez una biblioteca…
            Abrí la puerta y me dispuse cruzar hacia el vacío cuando, con la voz enronquecida por algún temor, la señorita Winter lanzó las palabras que lograron detenerme en seco.
            —Érase una vez dos gemelas…




21 comentarios:

  1. Nunca había oido hablar de él, pero tu reseña me ha hecho querer leerlo :)

    Beso!

    ResponderEliminar
  2. Este es uno de esos libros que desde hace tiempo me llaman la atención y quiero leer, pero por una cosa u otra nunca lo hago :3

    A ver si lo pillo prontito...

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo, me encantó cuando lo leí el año pasado.

    ResponderEliminar
  4. Este es el típico libro que no me llama nada la atención por su portada (pero ya sabemos que no hay que dejarse llevar por eso). Lo de que se deleita en descripciones, hasta hace poco lo aborrecía, pero últimamente estoy empezando a apreciarlas, tras leer unos cuantos en los que las he echado mucho en falta. En fin, que no lo descartaré del todo tras tu reseña ;)

    ResponderEliminar
  5. Había leído cosas muy buenas sobre esta novela, y tu reseña no ha hecho más que confirmarme que es una buena historia.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena la reseña! aun así, y dado mi lista actual de lecturas pendientes y por comprar... tengo que empezar a ser más selectiva así que de momento puede pasar, pero nunca se sabe... un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  7. Quiero leerlo pronto, tengo muchas ganas, a ver si lo pillo, si es que a mí me encanta el suspense, y bueno, si dices que las descripciones no se hacen muy pesaditas, aunque sean largas, pues me lo apunto.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Si me dijeras: dime diez novelas, las diez que más te hayan impresionado, impactado y que quedarán en tu memoria para siempre, El cuento número trece sería una de ellas. A mí me encantó, lo leí el verano pasado y me dejó varios días pensando en el libro... como tú dices, estaría bien releerlo, para ver cómo todo encaja con ese final tan sorprendente. Esas gemelas me tenían totalmente enganchada.

    ResponderEliminar
  9. No sabía nada de este libro, pero esta reseña me lleva a leerlo :]

    Saludos sonrientes!

    ResponderEliminar
  10. Tiene buenas críticas; tu reseña me ha hecho interesarme más aún por el libro... Hmm, a ver si lo encuentro en la biblio ;) Un saludo!

    hechizodelibros.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Realmente nos la juega con el final, no se ve venir para nada. A mí también me gustó mucho el libro.
    Besos^^!!!

    ResponderEliminar
  12. Me has picado la curiosidad! Yo quiero leerloooo :D

    Una reseña muy buena! Y aunque esos primeros capítulos sean lentos, seguro que con esos 4 y medio, vale la pena.

    Un beso guapa! :D

    -Da-

    ResponderEliminar
  13. ¡Me ha gustado mucho la reseña, Anna! Una amiga se lo leyó y quedó encantada, lo apunté pero me fui olvidando de él. Tendré que probarlo *3*

    ResponderEliminar
  14. Lo leí hace ya más de un año y me encantó. A mi me atrapó completamente. :D ¡Mua!

    ResponderEliminar
  15. ¡Me encantó este libro!A mí los primeros capítulos no me aburrieron para nada, me encanta como escribe esta señora :)

    ResponderEliminar
  16. Lo había visto por ahí, cuando aún no blogueaba, y no sabía nada de nada sobre él, pero tuvo buena fama en su momento. Definitivamente, si lo pillo en la biblioteca, es mío. :P

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  18. Lo leí hace ya bastante tiempo pero guardo muy buen recuerdo de el :)
    Me pareció una novela diferente, con sus peros pero que al final caló en mi y releo de vez en cuando.

    Un saludo y buena reseña!
    Dácil

    ResponderEliminar
  19. Me encantó. Es una novela fascinante, a la que alguna gente le saca parecidos con Jane Eyre (un clásico de la literatura victoriana que, por cierto, te recomiendo).

    Buena reseña, estoy completamente de acuerdo.

    Seli <3

    Pd: Por cierto... no, no sabía que habías hecho esta reseña hasta que pusiste el índice.

    ResponderEliminar
  20. Hola! me ha encantado esta reseña, la encontre por internet hace un rato y sobre el libro, lo he leido apenas salio a la venta y me encanto.

    Sigue escribiendo, un beso =)

    ResponderEliminar
  21. Me encantó, me fascinó, me enganchó. Y lo más importante hizo que viera a mi familia de otra forma. Mi padre hace años que no leía nada, no le llamaba la atención ninguno de los libros que le mostraba. Pasamos unas buenas horas hablando sobre el contenido del libro. Pero lo que más me impactó fue el hecho de que todo eso pasara en torno a la relación de hermanos. En mi familia tenemos el gen de los gemelos. Mi madre tiene su gemela, y mis primas también son unas repetidas.
    Resumiendo, fue uno de los mejores libros que leí en mi corta vida. (:

    ResponderEliminar